jueves, 4 de junio de 2009

Bodhisattvas Not Dead


Noah Levine me recuerda todos esos inusuales momentos de prepa y universidad en los que pensaba "estoy demasiado enojado y eso se siente bien". Y digo inusuales porque por lo regular la ira para nada se sentía bien. Con frecuencia era causada por confusiones, soberbia, inseguridades, por todo tipo de sustancias legales e ilegales, basada en sadismos y ganas de sentirme superior por medio del daño a la gente y a mí mismo. La ira frecuente sin fundamento era un infierno.

Pero en raras ocasiones, esa gran emoción se sentía muy bien aunque no me daba cuenta de su cualidad positiva. Eran momentos en los que surgía una energía corporal y mental muy intensa que me impulsaba a hacer algo. Justo cuando me daba cuenta de la inmensa negatividad en mi interior y exterior, algo adentro me decía: "fuck this negative world, fuck this pain." Era mi clásica actitud antagonista.

Pero, debido a las costumbres, ese momento de lucidez energética se desvanecía. O eso pensaba.

Uno cambia cuando de repente piensa: "lo que sea...haré lo que sea con tal de parar este... ¿dolor?, ¿coraje?, ¿impotencia? Creo que es depresión agresiva, autodestructiva, antisocial, adictiva, combinada con hambre, hambre y más hambre por esa sensación placentera, ese efímero y resbaladizo alivio inducido de todas las formas posibles. Lo que sea con tal de que esta insuficiencia se acabe. Lo que sea con tal de no sentir esta... ¿cosa vacía?".

No sabía realmente qué era, lo que sí sabía era que algo estaba muy mal.

Luego entré a recuperación, rehabilitación, AA, libros de autoayuda, sponsors, padrinos, miles de tribunas, como oyente y como "tribuneador". Miles de 1eros pasos, segundos pasos, terceros pasos, intentos de 4tos pasos, "solo por hoy", chantings de oraciones de serenidad, síndromes de supresión por la falta de alcohol, falta de bares, falta de borracheras, falta de estimulantes, redbulls, ansiolíticos, falta de dinero, mucha conciencia que me impedía seguir robando dinero. Horas y horas de nada, días planos, días insoportables, ataques de ansiedad, de soledad, de "engentamientos".

Ataques de nada. De vacío. Y bueno, los ataques emocionales sin licor eran otra cosa... Ofrezco unas grandes disculpas a las personas que les tocó relacionarse conmigo en esos momentos de borracheras secas.

Y después de entrarle (de la mejor forma que pude) a eso de la espiritualidad de los 12 pasos de AA, como que llegó poco a poco la calma. Llegó de nuevo el vacío, pero ya no resultaba tan amenazante. Era espacioso. Abierto. Era... ¿tranquilo?

Busqué más respuestas. Conocí a otros autores que mencionaban una y otra vez la presencia, el estar atento, alerta en el aquí y ahora. Y de repente algunos mencionaban el vacío, pero se referían a éste de otra forma. Esa vez no le saqué la vuelta y me eché un clavado a ese estado (Advertencia 1: no se comprende en un día. Advertencia 2: una vez que vislumbras lo que es, no hay regreso).

Sucedieron insights sobre la realidad. Busqué respuestas a preguntas que surgieron después de esas experiencias. Encontré el budismo y todo cambió. Sigue cambiando.

Noah me recuerda a todos los alcohólicos que alguna vez fueron verdaderos hijos de puta con ellos mismos y con el resto de la gente que los rodeaba, y que pudieron realizar una transformación de personalidad. Me recuerda a individuos que enderezaron su forma de pensar. Lo más curioso es que dichas personas se dan cuenta de que en realidad no necesitas ser alcohólico o drogadicto para pensar chueco. El 99.99999% de las personas vive regido por defectos de caracter como soberbia, ira, envidia, celos, dramas, victimizaciones, "verdugo-izaciones", etc. Adicción o no, el 100% de los seres humanos sabe a lo que me refiero cuando menciono las palabras "insuficiencia" o "vacío existencial".

Pasó mucho tiempo para que me diera cuenta de que al entrar a recuperación, ingresé a otra realidad. A la verdadera. Por lo regular gente como Noah, como yo y como numerosos adictos en recuperación, no nos damos cuenta que desde la práctica del 1er paso de AA ("Admitimos que éramos impotentes ante las adicciones, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables"), uno entra al sendero del Dharma.

Noah ya escribió dos libros, fundó su programa de meditación basada en budismo y la ideología punk. Ayuda a gente en la carcel y da conferencias en diferentes ciudades. Acuñó la frase "Meditate and destroy", la cual obviamente se refiere a meditar y destruir toda la soberbia, agresividad, apegos e ignorancia en uno mismo.

Como es de esperarse, es odiado por los "punks anti-posers". Por los activistas radicales que ignoran por completo lo que significa el Sendero Medio o Madhyamaka (advertencia: only for those who don't hate philosophy). Criticado por los típicos ateos, nihilistas y agnósticos fanáticos que desconocen la existencia de cosas como Budismo Agnóstico. Despreciado por los que descalifican a los que hacen dinero responsablemente de enseñanzas espirituales (¿Cuándo les dejará de dar miedo las palabras "responsible profit"?).

En fin. Been there, done that.

Espero se den cuenta. Lo espero porque sé lo que es desgastarse diariamente por comprobar lo que vale uno. Cansa. Cansa mucho. Se hace pedazos uno y, de repente, también a los demás.

Claro, es más fácil señalar al que muestra mis defectos, que señalarme a mí.

Hail a mi maestro que me dijo que "lo que te choca te checa". Lo siento por los que nunca habían escuchado esas palabras (y que las acaban de comprender).

Pero bueno, después de un largo homenaje a este "fellow bodhisattva", una miniautobiografía de mi adicción y un rant de los que no han entrado al path for the fearless (que no es otra cosa que los 12 pasos 'reloaded' para la humanidad) les dejo aquí un videito de Noah y la liga a su sitio Dharma Punx.

Tschüss.

2 comentarios:

Fer dijo...

I'm so proud of you baby.

Por lo que has hecho, por lo que estás haciendo y por toda la larga lista de cosas que te falta por hacer.

You're the man. And I love you.

(PS. Fui bien fans de este post)

glono dijo...

Wow! me encantó el dharma punx :D