martes, 2 de junio de 2009

Lecciones de surfeo emocional


El desarrollo de la inteligencia emocional es como aprender a surfear. Todo depende de cómo usemos la intención y el significado en cada emoción, pensamiento y palabra. Si no sabes usar la intención y el significado, la ola emocional te arroyará completamente.

Alguna vez mencioné que en la vida, la intención lo es todo. Todavía utilizo mucho esa idea pero últimamente he optado por "el significado lo es todo". Realmente no hay mucha diferencia entre ambas aseveraciones.

Por un lado, la intención tiñe por completo nuestras acciones y obviamente los resultados. La intención genera una cualidad determinada en nuestra energía, en cada emoción, en cada pensamiento. Es como alterar el peso de nuestro cuerpo. Si la intención es inconciente de la ola emocional de uno mismo y de la de los demás, habrá desequilibrios sobre nuestra tabla de surf. Si la intención es plenamente conciente de la ola emocional de uno y de los otros, la energía de nuestras piernas se moverá naturalmente y en armonía en la ola emocional.

Cada palabra, cada movimiento, cada segundo, cada pensamiento, cada proyecto, si carece de una intención panorámica (que contempla la ola emocional de uno y de los demás), está condenado a perder el equilibrio y caer en el tsunami.

Por otra parte, el significado también lo es todo. Éste es como la fuerza de nuestros músculos cuando surfeamos. Si la intención de mi surfeo es consciente de la fuerza de la ola emocional, y del resto de las olas emocionales de las demás personas, podré usar la fuerza precisa. Aquí la fuerza precisa es dar el significado correcto a mis pensamientos, palabras y actos.

Si mi intención es inconciente, usaré significados cargados de energía equivocada. Resultado: pérdida de equilibrio y caída.

Para vivir en armonía, con naturalidad, es necesario aprender a surfear en la amplitud y la frecuencia de la ola. Es decir, otorgar la intención correcta y el significado correcto a cada suceso y acto en nuestras vidas.

¿Y cuál es la intención correcta? La que beneficia a todos, incluyendo a uno mismo. Es decir, la intención que está conciente de la ola emocional y del espacio del resto de los surfers y sus olas.

¿Y cuál es el significado correcto? El que se apega a la realidad y la verdad, es decir, significados acordes a las olas reales y no imaginarias. Los significados son la fuerza precisa de nuestros músculos para subirnos a la ola emocional de forma natural, dinámica y equilibrada. Si surfeamos una ola emocional imaginaria, la fuerza de nuestros palabras será la quivocada, la connotación energética de nuestros pensamientos será el equivocado. Si percibimos la realidad tal y como es, nuestras palabras, pensamientos y actos estarán cargados de la energía correcta y en armonía con el resto de las olas y demás surfers.

Now go hit the waves and learn to surf...

3 comentarios:

Fer dijo...

El graaan pedo es que a mi las olas siempre me arrastran. Las físicas y las emocionales. But eventually I'll learn. Con las emocionales ahi la llevo.

A Priori Kreuz dijo...

Bueno, surfear una ola física como la de la foto es otra cosa =P Pero la metáfora es buena.

Fer dijo...

Pero ya no digamos surfear! Te consta que conmigo, las olas hacen más o menos lo que quieren. =S