jueves, 21 de enero de 2010

Sabiduría perfecta


Devoción al ahora

Las proyecciones al futuro o al pasado son inofensivas si uno es infinitamente devoto al ahora.
Si uno es infinitamente al ahora, no hay espacio para el ego.
Si no hay espacio para el ego, no hay definición de ego.
Si no hay definición de ego hay consciencia expandida.
Si hay consciencia expandida hay espacio.
Si hay espacio hay respeto por todo.
Si hay respeto por todo, hay ecuanimidad infinita.
Si hay ecuanimidad infinita, hay paciencia incesante.
Si hay paciencia incesante, uno nunca es un oponente.
Si uno nunca es un oponente, el otro agrede espacio.
Si el otro agrede espacio, el otro se vuelve espacio.
Si uno y el otro son espacio, no hay división alguna.
Si no hay división alguna, sólo hay sabiduría perfecta.

Devoción a todos los seres
Si uno es infinitamente devoto a todos los seres, no hay centrismo.
Si no hay centrismo, no hay puntos de referencia.
Si no hay puntos de referencia, hay apertura inconmensurable.
Si hay apertura inconmensurable, hay espacio para todo.
Si hay espacio para todo, todo es espontáneo.
Si todo es espontáneo, nada es forzado.
Si nada es forzado, todo es verdadero.
Si todo es verdadero, sólo hay sabiduría perfecta.

Devoción al universo
Si uno es infinitamente devoto al universo, uno está en sintonía con el universo.
Si uno está en sintonía con el universo, no hay profanación de la naturaleza.
Si no hay profanación de la naturaleza, todo nace, vive y muere naturalmente.
Si todo nace, vive y muere naturalmente, el movimiento universal es perfecto.
Si el movimiento universal es perfecto, todo es uno.
Si todo es uno, sólo hay sabiduría perfecta.

5 comentarios:

César Bacale dijo...

Veo que estas empapado hasta las gachas de las prajna paramitas y la poética tibetana, o lo que yo llamo si esto lo otro, o la cadena sin fin de originaciones dependientes...
Uno no puede ni debe renunciar a a sus fuentes, y ademas, se agradece en el cuerpo y en el alma las actualizaciones.
Basta ya de nombres trípticos y recitaciones de mantrams incomprensibles (aunque tengan su efecto). Hay que actualizarlo todo, como diria Trungpa, sin renunciar a las fuentes. Yo me siento inclinado a actualizar la infinita sabiduria contenida en el advaita, que en esencia reconozco en varias tradiciones. Y llevarlo al mundo moderno. Urbanizar el satsang, no solo llevar el satsang al mundo.
Me pareces bastante bueno en este oficio,y si perseveras, te auguro un éxito seguro. Lo cual, a título personal, no quiere decir nada claro.
Pero recuerda lo que te dije, no pierdas nunca tu propio proceso de vista. El camino siempre sigue.
Le hablaré de ti a una amiga de México city, tambien practicante de varias cosillas. Aunque a lo que se, ya tiene maestro.
Abrazos, Alex.
Y suerte.

Alex Serrano dijo...

Agradezco mucho tus palabras César. Y sí, esto necesita una actualizada =). Advaita...otra tradición más de la cual conozco poco, o casi nada. Hay tanto qué conocer. De repente he observado que David Spero menciona el Advaita en sus videos de Youtube. Seguiré leyendo tu obra para conocer más al respecto.

Muchas gracias también por lo de tu amiga en México.

Un abrazo!

César Bacale dijo...

En realidad lo que me interesa es actualizar y traducir la sabiduría contenida en la Via Directa al lenguaje de la gente, porque curiosamente la gente cotidiana mas que nadie la vive sin saberlo, esta completamente iluminada, pero no lo saben, o hacen que no lo saben.
Desempolvar las tradiciones advaitas es necesaro, tarea de todo boddhisattva de este siglo que se precie, aunque la polémica con los clasistas de siempre (el santo sanedrin, como los llamo) está servida por adelantado.
El budismo tibetano me interesa, pero no en todas sus ramas. Ciertas enseñanaza nygmapa, o kagyus son puramente advaitas, como el kalachakra, o el mahamudra, etc.
El análisis de los estadios intermedios de la mente, con todos sus detalles, me parece algo en lo que la tradicion tibetana aventaja a otras tradiciones. Quizas la tradición tolteca es la única que no le va a la zaga en este asunto.
En cuanto al zen, por sus sencillez y austeridad, me parece simplemente la quintaesencia de todas las tradiciones advaitas (salvando el taoismo), y desde luego mas preparadO que el vedanta hindu, demasiado apegado a la descripciÓn conceptual de la realidad, para llevar las delicias de la iluminacion a la calle.
El sufismo me fascina por su entrega a la vida, y su asociacion con el aspecto amoroso de la realidad, lo mismo que la mística cristiana.
El taoismo es la madre del zen, al igual que el budismo hindú es su padre. Quizas el que mejor refleJa la realidad sin conceptos, porque ignora incluso la práctica sentada, abandonandose al tao como un niño de teta.
Desde los 19 años en el que lo descubri, que el Tao te Quieto (como algunos amigos lo llamábamos) ha sido mi libro de cabecera. Y si me preguntaran con que tradición me identifico mas, diria que con los monjes taoistas cuya única practica era entregarse al Tao instante por instante. Eso de ir libre, desnudo y correteando por la naturaleza, sin templo y sin rumbo, con la tierra y el cielo como único hogar, me va mas que cualquier otra práctica.
Pero hago uso de todas, y sobre todo, de lo que me sale de las...
Ya sabes,a un loco de dios no se le puede domar.
A no ser que conozcas alguna tantrika de cachemira, entonces si que me amanso del todo todito.
Un abrazo hermano.

Max Diaz dijo...

¡Amigo mío, ya no me parece escuchar a Alejandro Serrano, me parece estar escuchando al Buda!

Alex Serrano dijo...

Max: jajaja, soy yo! soy yo! Te aseguro que sigo siendo egocéntrico! jajaja Un abrazo amigo.