miércoles, 2 de junio de 2010

Secretos meditativos de los ninjas


Ok, este post no habla de técnicas de invisibilidad ninja, pero sí del arte de desaparecer egocéntricamente ;)

Si te mueves a la izquierda, dejas una estela detrás de ti. Si te mueves a la derecha, lo mismo ocurre. Si quieres calmar el oleaje, ese "querer calmar" crea más olas. Tanto lo que se mueve como las olas son karma.


La primera vez que me di cuenta de este movimiento desesperado fue cuando quería cambiarme de país para irme a vivir con una chica. Recuerdo que una amiga me dijo que percibía una fuerte obsesión en mis actos. Me dolió escuchar eso. Estaba literalmente esclavizado a esa desesperación. Pero a pesar de que me di cuenta de que tanta impaciencia era nociva, ese movimiento tenía inercia propia. Debía esperar a que las olas se calmaran por sí solas. La imagen era tan clara: corría para todos lados, hacia los extremos, de la felicidad al sufrimiento, del dolor a la alegría, hacia arriba y hacia abajo. No había fin.

"¿No te cansas Alejandro?" Me preguntó mi psicoanalista cuando le conté sobre esto.

Le respondí que sí.

En ese momento solté las cuerdas. Solté mi plan, mi estrategia y mis objetivos. Más allá de deprimirme por que había renunciado a cambiarme de país, sentí un alivio tan grande. Las aguas se calmaron poco a poco. El agente que movía las aguas comenzó a desaparecer.

Para llegar a tal invisibilidad podemos comenzar con soltar las cuerdas de lo que no podemos cambiar o controlar.

Si caminas sobre la nieve, dejarás huellas. Si intentas restaurar la planicie de la llanura nevada, dejarás nuevos rastros encima de los rastros viejos. Tanto el que camina como los rastros son karma.

Ayer una compañera budista mencionó en Twitter que no le gustaba la palabra "discípulo" porque esta la remitía al cristianismo. Algo muy similar me ocurre con la palabra "bendición". Aunque sepa que mi maestro espiritual habla sobre bendiciones en un sentido libre de falsedad o confusión, me desagrada la palabra porque me remite al fanatismo católico de México y este, a su vez, me lleva a la repulsión que sentía por la hipocresía de los católicos. A pesar de que ahora reconozco el gran valor de las religiones abrahámicas, es difícil que esas impresiones de mi infancia se borren por completo. No me preocupa, pero sé que si le declaro la guerra a tales huellas kármicas en mi torrente mental, sin duda desarrollaré una nueva aversión (esta vez en contra de los anticatólicos) que causará más problemas.

Las huellas se borran con el tiempo siempre y cuando estemos sintonizados con la impermanencia de las cosas. O sea, cuando meditamos.

Si permaneces quieto, el resto del universo te deja atrás. Si te adelantas, el universo entero queda atrás. Ambas decisiones te transforman en un relieve muy evidente condenado a tener fricciones con el universo.

Me temo que todos los novatos meditadores caemos en este error. La paz de las absorciones meditativas fue tan deseada en años anteriores de mi vida, que al llegar a esta fue difícil (por unos momentos) continuar con el desarrollo de los proyectos personales de vida. Cuando la meditación comienza a permear la experiencia, todo se vuelve tranquilo y apacible. Tanto que uno ya no se quiere mover.

Afortunadamente sabía de la existencia de esa trampa: por un lado tenemos el impresionante, pácifico y activo Dharmadhatu y por otro un estado estupefacto e inerte de la consciencia. Gracias a Dios el karma existe (ja!) y este me dio mis urgentes cachetadas pa' despertar del "sopor aeternus".

En la tradición Mahayana del budismo, uno de las prácticas consiste en desarrollar la perseverancia y entusiasmo. Amo esa enseñanza. La tentación de quedarse en la gigante paz de mi mente no desaparece, pero dicho entrenamiento me recuerda que la entrega completa a las actividades de mi vida es un orgasmo multidimensional incesante. En verdad lo es.

No creo que sea necesario describir las repercusiones del impaciente que se adelanta al universo, pero sólo diré que tanto el que se adelanta como las personas interdependientes al adelantado se estrellan con el incambiable ritmo de la realidad.

Entonces, por un lado tenemos chapoteos excesivos y huellas kármicas y, por otro, una quietud aletargada y una impaciencia adelantada que da duros golpes.

Todo ello causado por un agente.

¿Acaso sugiero que para evitar algún karma de este tipo uno debe actuar sin agente?

Así es. Eso es lo que hacen los ninjas: al actuar sin agente se vuelven invisibles.

Otras formas de llamarlo son:
- Movimiento sin ir y venir
- Quietud activa

O como le dije a una de mis alumnas: Zen on fire.

¿Y cómo se actua sin agente?
- Primero medita
- Luego, en meditación, te darás cuenta de que te aferras a la mente y al cuerpo
- Después, si no te asusta soltar tu mente y cuerpo, los dejarás ir y descubrirás que no eres algo definido (como el agitador de aguas o caminante que deja huellas kármicas) sino que eres indefinido.

De ahí en adelante, cualquier acción provendrá de un ser indefinido y eso, amigos, es libertad de la temida ley de causa y efecto: No importa que tanto te muevas en el océano, no dejarás ni una sola ola kármica, ni rastro alguno.

Tal y como los mercenarios japoneses realizaban sus actividades sin ser vistos y sin dejar pistas.

Anda, medita.

9 comentarios:

Amelia dijo...

En lo de soltar andamos.
Besos, Alex.

Alex Serrano dijo...

En verdad es práctica Amelia. No es esfuerzo.

La práctica es para adquirir una destreza contemplativa en la que se suelta todo SIN voluntad y sin esfuerzo.

Es una maña! Las mañas se adquieren con práctica.

Besos =)

Amelia dijo...

De lo del esfuerzo voy pasando cada vez más. Debe ser que me estoy volviendo vaga. Y sí. Son mañas. Besos

César Bacale dijo...

El nucleo de lo que enseñas Alex es cierto, pero la forma resulta algo ingénua.
En el modo, en la práctica, ciertamente, pasearse por las diez direcciones es inevitable.
Uno puede decir hasta la saciedad que la verdad, y lo es, esta en la accion sin agente, pero ese agente no desaparecera hasta que caiga agotado a fuerza de golpes, o de buscar el centro en algun sitio, cuando no está en ninguna parte. Ni siquiera en el centro.
¿Pero que pasa con el anhelo, el anhelo del que habla Amelia?
En anhelo de moverse, con o sin agente.
El anhelo con agente causa sufrimiento, o karma, el anhelo sin agente es lo que es, originacion interdependiente donde todas las cosas se buscan y se encuentran en todas las cosas.
Pero la paradoja es que para llegar al anhelo sin agente, es decir ser el puro anhelo sin rumbo ni meta, creando y recreámdolo todo, uno ha de anhelar algo y despues algo y despues algo, hasta que se cansa, y deja que el anhelo sencillamente se anhele a si mismo...
Vaya trabalenguas.
Lo que quiero decir es que la cosa funciona por si misma, y la enseñanza, paradójicamente, adelanta poca cosa, desde que es la experiencia y solo la experiencia lo que nos libera del agente del que hablas.
Para pasar del quiero o no quiero al fluyo simplemente, hacen falta golpes. Y en ellos esta la mejor de las enseñanzas, y que yo sepa nadie se ilumino fuera de su experiencia, aun oyendo la verdad y teniendo la verdad de otra experiencia delante de sus narices. Asi que para llegar a ningun sitio tanto da una cosa que otra, llenar o vaciar la vasija del ego...
La verdad es paradójica y da igual el camino desde que lo que es lo habria sido aunque te hubieras ido a otro pais a vivir el amor neurótico de tus sueños.
Así que mañas,sí, pero antes, tiene que ser asi, bastantes esfuerzos, esfuerzos inútiles pero completamente necesarios.
Un abrazo.

Alex Serrano dijo...

Claro, de hecho mi intención con este post (y todas las enseñanzas) es describir lo que ocurre solo para dar consciencia.

El ritmo, modo y dificultad es otra cosa completamente diferente y sumamente relativa a cada persona.

Gracias por tu aportación hermano. Muy útil.

Abrazos!

Marijose dijo...

Gracias, siempre me hacen reflexionar tus posts. Un abrazo :)

Alex Serrano dijo...

No hay de qué Marijose. Un abrazo para ti también =)

Anónimo dijo...

EN UNA CULTURA COMO LA NUESTRA, DONDE DESDE NIÑO TE EXIGEN DAR LO MEJOR, Y SER EL MEJOR MARCAN TUS LIMITANTES. CREO QUE LAS NUEVAS ESPECTATIVAS DE VER Y ENSEÑAR A LOS NIÑOS, JOVENES, MADRES, Y PERSONAS DE LA TERCERA EDAD NUEVAS OPORTUNIDADES DE REENCONTRARSE CON SU YO, ES Y SERÁ LA DIFERENCIA DE TOCAR LA VIDA CON NUEVAS OPORTUNIDADES. Y SI PARTE DE ESTO SE LOGRA CUANDO DEJAS DE CONTROLAR Y VIVES.

Alex Serrano dijo...

Anonimo: El reencuentro con el verdadero "yo" sucede cuando se limpian los excesos de "yo" o, por otra parte, cuando se borran las carencias de "yo". Gracias por comentar =)